Blockchain perfila el futuro de los servicios de infraestructura energética.

Blockchain ofrece una tecnología transaccional descentralizada y ultrasegura, que junto con las Smart Grids impulsan de forma inteligente la red eléctrica del mañana.

SITUACIÓN ACTUAL

La red inteligente como eje central de los servicios energéticos.

A principios de la próxima década, estarán operativos más de 200 millones de contadores inteligentes en Europa, incluidos los 35 millones de Linky en Francia. Unidos al despliegue del Internet de las cosas (IoT) y de las herramientas para gestionar, analizar y procesar datos, estos nuevos dispositivos conectados constituyen la columna vertebral de la red inteligente, la infraestructura requerida para reemplazar la red eléctrica tradicional.

Caracterizada por su capacidad para establecer una comunicación bidireccional entre los proveedores de energía y los consumidores, esta "red inteligente" se distingue por su capacidad de medir en tiempo real el estado de la infraestructura. Permite equilibrar las necesidades de producción con el consumo, teniendo en cuenta la creciente participación de las energías renovables. De un total de 25.721 TWh de capacidad eléctrica global, la generación de energía eólica y solar fue de 1.570 TWh en 2017 (1.088 TWh en 2015), y podría alcanzar los 8.500 TWh en 2040 según un escenario planteado por la Agencia Internacional de Energía (AIE) [1].

La producción de energía renovable coincide con un creciente deseo de autoconsumo, usando paneles fotovoltaicos instalados en los tejados de casas individuales, edificios o instalaciones industriales, un escenario que favorece el modelo de microrred.

Alrededor de este sistema surgen nuevas redes de energía locales, impulsando el principio de "Energía Transactiva" según el cual los flujos de energía se intercambian directamente entre los vecinos "consumidores".

Al integrar la generación intermitente de energía renovable, la red inteligente favorece el desarrollo de servicios en torno a la energía, ya sea agregando varias fuentes de energía en el marco de un contrato de suministro, facilitando el autoconsumo, satisfaciendo la demanda de energía "verde", o impulsando la electromovilidad. Estos son sólo algunos de los servicios que están creando un enorme aumento en el volumen de transacciones, y para gestionarlas en tiempo real, garantizar la trazabilidad de su historial y proporcionar almacenamiento para todos los datos, Blockchain es una tecnología muy relevante.

SUPERAR EL RETO

Automatizar la gestión de la red.

Blockchain puede asimilarse a una tecnología de intercambio de información de usuario a usuario que prohíbe cualquier modificación o eliminación de datos, incluso accidentalmente. Las transacciones se validan por un principio de consenso y se almacenan de forma temporal y ultrasegura en un registro (una base de datos) distribuido a cada miembro de la red. La naturaleza descentralizada del registro garantiza la transparencia, integridad e inmutabilidad del sistema, sin recurrir a un tercero de confianza. Además, los contratos inteligentes - aplicaciones que realizan tareas cuando se cumplen unas condiciones predefinidas - proporcionan una capa de automatización.

Estas características satisfacen las necesidades de gestión de las microrredes, de las cuales el Proyecto de Microgrid de Brooklyn es un ejemplo perfecto, habiendo creado una plataforma Blockchain en 2016 para permitir a los residentes equipados con paneles solares vender automáticamente sus excedentes de energía a otras personas que viven en este distrito de Nueva York. Desde entonces, han surgido infinidad de nuevas ideas. En Francia, Bouygues Immobilier está experimentando con Blockchain para rastrear el consumo local de electricidad producida por paneles solares en los tejados de los bloques de apartamentos en el eco-distrito de Confluences de Lyon. En Premian, en Hérault, la empresa Sunchain utiliza Blockchain para confirmar los niveles de producción y consumo de energía solar en seis edificios públicos y privados, con el fin de medir y distribuir el consumo propio. En ambos ejemplos, la electricidad transita a través de la red de Enedis, que transmite estos datos utilizando la información recogida de los contadores inteligentes Linky. En Alemania, Vertuoz by Engie proporciona Blockchain al gestor de la red de transporte Tennet para equilibrar la red utilizando la electricidad de las baterías de coche (V2G) [2] y compensar a sus propietarios.

Estos ejemplos ilustran cómo Blockchain puede proporcionar a los proveedores de energía una forma de automatizar las mediciones de producción y consumo en tiempo real para garantizar el suministro de la red y rastrear los datos intercambiados durante las transacciones. Esto permite certificar el origen de la energía u ofrecer servicios de micropagos para el consumo según los servicios contratados. Al garantizar la fiabilidad de los intercambios, ampliar el acceso al mercado a nuevos actores y participar en la transición energética (por ejemplo, con el pago por uso de energía verde), Blockchain está acelerando el cambio de paradigma del ecosistema energético y ofrece nuevas oportunidades para gestionar conjuntamente la red eléctrica del siglo XXI.

Referencias

Un mercado de $ 12 mil millones

Estimado en $ 208 millones en 2017, se espera que el valor del mercado Blockchain en el mundo energético aumente en un 78% por año en promedio para acercarse a $ 11.9 mil millones en 2024, según Zion Market Research.

Caso experimental n° 1

Proyecto Oslo2Rome: apoyando la electromovilidad en itinerancia

Para fomentar la electromovilidad transfronteriza, los operadores europeos (incluido Izivia d'EDF) experimentaron a finales de 2017 con un proyecto Blockchain desarrollado por la empresa alemana MotionWerk. El objetivo era simplificar la tarificación ante la complejidad de los medios de acceso y pago debido a la fragmentación de las redes de terminales. Desde un cliente Blockchain instalado en los sistemas de los operadores, la solución proporciona un sistema de mensajería descentralizado para gestionar autorizaciones y compartir datos. El conductor se identifica en la terminal de cualquier operador desde una aplicación móvil y realiza sus pagos desde un monedero virtual de acuerdo con las opciones de precio propuestas. La solución ofrece a los clientes de movilidad eléctrica una amplia variedad de puntos de recarga sin preocuparse por el proveedor y los métodos de pago.

Caso experimental n° 2

Gestión automatizada del autoconsumo.

Como parte de un proyecto de autoconsumo colectivo, los copropietarios se unen para utilizar la electricidad producida a partir de paneles fotovoltaicos. Blockchain se une a la infraestructura de TI (contadores, sensores y sistemas de información) para rastrear los flujos de producción y distribuirlos a los participantes de acuerdo con las reglas acordadas. El administrador de la red también tiene acceso a las claves, para determinar los flujos atribuidos a cada usuario y realizar la facturación, así como para administrar la redistribución del excedente. Devueltos a los usuarios, los datos de consumo les invitan a sincronizar ciertos usos de la energía con períodos de alta consumo (termos de agua caliente, carga de vehículos eléctricos, etc.). Los usuarios obtienen como beneficios una mayor autonomía energética, ahorro en sus facturas y una mayor conciencia ecológica.

Caso experimental n° 3

Certificar la energía "verde"

Para certificar a sus clientes que la energía consumida es de origen renovable, un proveedor de energía adopta una solución de liquidación de facturación que sustituye la garantía de origen por un formato digital que puede consultarse en un registro descentralizado. La solución establece un vínculo directo entre los datos de producción y los datos de consumo mediante el uso de tokens (un medio de pago en este caso), intercambiables mediante Blockchain. Estos tokens digitales garantizan la transferencia del valor entre la cuenta del consumidor y la del productor de electricidad.

El consumo se mide en incrementos de 30 minutos para compensar la intermitencia de las energías renovables y distribuir con la mayor precisión posible el pago de las facturas entre los diferentes productores interesados.

#Palabra de observador

"La llegada de energía renovable a la red y el concepto de consumidores bien informados (prosumidores) están revolucionando el modelo de producción centralizada de electricidad. Al rastrear datos transaccionales de forma transparente y segura y automatizar la gestión de contratos, Blockchain simplifica las interacciones entre productores y consumidores, y actúa como un acelerador para desarrollar nuevos modelos de servicio para los actores del ecosistema energético."
Philippe Guillen, Gerente de Soluciones Globales - Energía y Servicios Públicos, Gfi.

#Gfi Soluciones

Gfi ofrece Blockchain Factory (GBF) a las organizaciones que desean probar o implementar su blockchain privada. Accesible desde un navegador web, esta solución hace posible desarrollar una red de intercambios entre pares con unos pocos clics, sin ninguna experiencia técnica, y hacer que evolucione a medida que llegan nuevos miembros (socios, proveedores, etc.). Disponible en modo SaaS u On-premise, GBF proporciona la infraestructura adecuada y admite los diferentes enfoques tecnológicos del mercado (Hyperledger, Ethereum o Quorum en particular). El cliente puede implementar sus propias aplicaciones descentralizadas (hasta que se establezca un catálogo dedicado) para configurar sus propios servicios. Al eliminar la complejidad tecnológica, GBF permite a un proveedor de energía crear una plataforma Blockchain en pocos minutos (frente a varios días en el caso de una implementación manual).

[1] Proyectado bajo el Escenario de Nuevas Políticas (NPS) de la AIE basado en las políticas actuales que afectan el mercado energético y las propuestas para lograr ciertos objetivos, incluidos los Acuerdos de París. Otra proyección más ambiciosa basada en el Escenario de Desarrollo Sostenible (SDS) estima que se producirán más de 14.000 TWh de generación de energía solar y eólica en 2040.

[2] La tecnología V2G (Vehicle-to-Grid) proporciona un servicio de flexibilidad al permitir que la electricidad de las baterías de los vehículos eléctricos se utilice para alimentar la red cuando sea necesario.

Download PDF

Palabras claveenergía

Artículos relacionados

Compartir